Cristianos Glorifican el Nombre de Dios en Juegos Olímpicos Rio 2016

Los jugadores Steele Johnson y David Boudia saltadores de plataforma 10 metros de los juegos olímpicos 2016, ganaron medalla de plata. Estos jugadores hablaron sobre como Dios es más importante en sus vidas que un premio.

Estos luego de haber participado en los juegos y haber ganado dieron unas declaraciones en las que Boudia dijo que “Había una gran presión, y lo hemos podido sentir, Puedes pasar por una crisis de identidad. Cuando mi mente está en el salto, si me dejo definir por eso, me vuelvo loco. Pero los dos sabemos que nuestra identidad está en Cristo, y estamos agradecidos por la oportunidad que supone para nosotros competir aquí. Ha sido una experiencia emocionante para nosotros”.

Este atleta escribió un libro luego de haber ganado en Londres donde dio testimonio de su fe y dijo que es Mucho más grande que el oro. En este libro expreso lo importante que es confiar en Dios por encima de cualquier meta o logro en esta vida.

Su compañero Steele también es conocido como un hombre de fe y aunque eran sus primeros juegos este expreso que “El hecho de competir sabiendo que nuestra identidad está en Cristo, y no en el resultado que obtengamos, es algo que nos daba paz. Simplemente disfrutamos del concurso, Si algo ha ido bien, estoy feliz, pero si no va bien, todavía puedo sentirme contento porque estoy en los Juegos Olímpicos, con el mejor ejemplo a mi lado. Estoy muy feliz de poder haber obtenido la plata en mis primeros juegos”.

Además de estos dos hombres de fe y jugadores de las olimpiadas también esta Caeleb Dressel quien consiguió el oro en el relevo 4×100 estilo libre junto a Michael Phelps. Este atleta escribe citas bíblicas como Isaías 40:31: “pero los que confían en el Señor tendrán nuevas fuerzas; se elevarán en las alas como águilas”. Dice que este versículo le sirvió de inspiración para realizarse el tatuaje de un águila en el hombro del lado izquierdo.

Este atleta estuvo ausente por momentos difíciles y admite que tuvo que luchar con algunos demonios mentales y mientras luchaba con ellos tuvo problemas para seguir en los caminos de Dios y en lo que más le apasionaba.

Expresa que después de un tiempo regreso tanto a la natación como a los caminos del Señor y dice que  “Tras este bache empecé a nadar de nuevo. Sólo sé que tengo que poner toda mi confianza en Dios y saber que Él va a hacerse cargo de todo, sea bueno o malo”. Tras todo lo vivido expreso que: “Aprendí a ver la luz al final del túnel y confiar en lo que Dios está haciendo, ya sea un momento áspero en la vida o un gran triunfo”.

Últimas Noticias Cristianas

Comentarios